jueves, 12 de junio de 2008

LAS “MANIOBRAS EVASIVAS” DE JUAN CARLOS ESTEBAN

LA ESCOLARIDAD DE GARDEL EN MONTEVIDEO, UN AGUIJONAZO INSOPORTABLE A LA “HISTORIA OFICIAL”.

Bajo el título: CARLOS GARDEL Y 'LAS GRANDES MANIOBRAS', el pseudo investigador Juan Carlos Esteban pretende una vez más con actitudes grandilocuentes y descalificantes atribuirle a los defensores de la orientalidad de Carlos Gardel, la utilización de “maniobras” que desde la muerte del cantor han desplegado los sostenedores de la “Historia Oficial”.Puede verse en la página

http://www.gardelweb.com/esteban/las-grandes-maniobras.htm, la forma en que este señor pone en duda la opinión expresada por el Dr. Sica, presidente de la Academia del Tango de la R.O.U., como respuesta a una carta en la que se sugería sin estridencias la conveniencia de la realización de un ADN por vía jurídica, a la espera del proyecto a suscribir propuesto por el Dr. Carlos Perrota y subrayando. “que firmaremos, con las salvedades que puedan corresponder según su texto, nunca para oponernos, pero sí solicitando garantías procesales para ambas partes.”
La verdad es que el Sr. Esteban desde hace mucho tiempo está utilizando su verborrea, en primer lugar, para impedir que las partes que proponen un ADN se pongan de acuerdo. Y en segundo lugar, para esconder la cantidad de mentiras asentadas en sus libros, que varias veces le hemos hecho notar, y evitar de esa manera responder a una simple pregunta que se le ha formulado muchas veces con respecto al último hallazgo sobre la escolaridad de Gardel en Montevideo, hecho que demostró que la trayectoria escolar del francés Charles Romuald Gardes, no correspondió a Carlos Gardel, quien fue fotografiado cursando priner grado "C" en la Escuela de varones No 27 de la calle Durazno, del barrio sur de Montevideo


En vez de tanto palabrerío y descalificación inútiles, bastaría con el Sr. Esteban o los integrantes del C.E.G. nos informen qué registros, matrículas, certificados o antecedentes tienen de la hipotética escuela que "dicen" estaba en Buenos Aires, en la que fue fotografiado el escolar Carlitos Gardel cursando su primer grado "C", documento que Berta Gardes entregó a la revista “La Canción Moderna”.

¡Basta de “maniobras distractivas” , Sr, Esteban, y conteste a esa simple pregunta!


Martina Iñiguez

--------------------------------------------------

A la izquierda, vemos la escuela de Buenos Aires en la que el francés Charles Romuald Gardes cursó primer grado "B". A la derecha, fotografía de la Escuela de varones de 2º Grado Nº 27 de la calle Durazno 337, esquina Médanos, Montevideo.donde Carlitos Gardel cursó primer grado "C". Una prueba demasiado evidente de que la Escuela Superior de Niñas de la calle Talcahuano 678 (Izquierda) no era la escuela donde Carlos Gardel cursó su primer grado. Hace más de 7 meses, el día 8 de noviembre de 2007, desafié públicamente al Sr. Juan Carlos Esteban, en nota publicada en el Semanario "Búsqueda" de Montevideo.

Y en este blog el domingo 11 de noviembre de 2007
Carlos Gardel - ADN - Semanario Búsqueda - Montevideo


Nota también publicada en la página: http://www.geomundos.com/cultura/gardeloriental/carlos-gardel-y-el-adn_doc_18089.html, y que además le fue enviada al correo personal del Sr. Esteban.

Decía así:
... "la única FÁBULA es la que pretende hacernos creer que la trayectoria escolar del hijo francés de Berta Gardes documentada entre 1897 y 1904 en Buenos Aires correspondió al cantor Carlos Gardel.
Desafío públicamente al Sr. Juan Carlos Esteban a que presente las PRUEBAS que él o las instituciones que lo respaldan puedan aportar para invalidar el HECHO EVIDENTE E IRREBATIBLE, de que la fotografía escolar de Gardel fue tomada en la escuela Nº 27, del barrio Sur de Montevideo, o bien las PRUEBAS que demuestren que fue tomada en alguna "supuesta" e "hipotética" escuela de Buenos Aires, similar a la de Montevideo, agregando en ese caso, planos de la misma, otras fotografías tomadas en el mismo local y los antecedentes testimoniales que permitan justificar que se la mencione.

No hay NINGUNA IDENTIFICACIÓN VALEDERA que determine que el niño francés cuya trayectoria escolar transcurrió en Buenos Aires FUE LA MISMA PERSONA QUE LUEGO SE LLAMÓ CARLOS GARDEL.
Después de más de 7 meses el Sr. Esteban no ha hecho más que tratar de distraernos con su habitual sanata. Las "pruebas" las estamos esperando.


Ver más información en :




jueves, 5 de junio de 2008

GARDEL Y EL ADN - En opinión del Dr. Nelson Sica Dell' Isola - Presidente de la Academia del Tango del Uruguay

GARDEL Y EL ADN
Mi posición sobre la posibilidad de realizar un examen de ADN para resolver con respaldo científico, la nacionalidad de nuestro máximo cantor, no es nueva. Pues ya la expuse en nota publicada en Diario “Cambios” de Florida el 27 de mayo de 2003, en Semanario “Noticias y Deportes” de Sydney dos días después, y en junio de 2003, en la Revista de la Asociación de Afiliados a la Caja de Jubilaciones de Profesionales Universitarios.

El diputado por Florida, don Arturo Heber Fullgraff, en abril de 2007, había actualizado, un proyecto del representante Agapo Palomeque del año 1999. Por el cual se solicitaba una “minuta de comunicación”, para que los restos del Zorzal, se cotejaran con sus presuntos ascendientes, para determinar su filiación. Lo que se haría por el Ministerio de Salud Pública, y anuencia de la Intendencia de Tacuarembó. Para lo cual el Ministerio de Relaciones Exteriores, debería gestionar la autorización del Gobierno Argentino.-

Sigo pensando lo mismo, aunque no estoy muy de acuerdo con el curso a dar y con la competencia allí referida. Por considerar que la “tesis francesista”, no tendría en esta forma las debidas garantías, que solo se podrían asegurar en procedimientos ante órganos judiciales. -
Por eso considero correcto que el Centro de Estudios Gardelianos, de Buenos Aires, haya solicitado este estudio ante la Justicia Argentina, que es la competente, ya que es la del lugar donde se encuentran los restos que pertenecerían a Gardel. Petición que no prosperó, por haber sido mal formulada. No digo que de mala fe, pero sí en un planteo equivocado. Ya que manifestó que no existían dudas de que Gardel era Francés, por lo que el Juzgado dijo que si era así, no era necesario ningún estudio, y no hizo lugar al pedido. -

Es decir, se sostuvo que tanto la Justicia Argentina como la uruguaya, ya lo habían resuelto en los juicios sucesorios tramitados ante los dos países. Olvidando que las decisiones en jurisdicción voluntaria, “no causan estado”, es decir
no adquieren fuerza de cosa juzgada.-

Como dice el Maestro COUTURE (Vocabulario Jurìdico, pag.371, Ed. Depalma Bs.As.1983: “Por oposición a jurisdicción contenciosa, dícese impropiamente de algunos procedimientos de carácter unilateral cumplidos ante los jueces, con el objeto de determinar auténticamente ciertas situaciones jurídicas o cumplir determinados requisitos impuestos por la ley mediante declaraciones que no adquieren autoridad de cosa juzgada ni pueden causar perjuicio a terceros”.-
Y ampliando el concepto, dice el Maestro que: “...al no pasar en autoridad de cosa juzgada, permiten siempre su revisión en Sede jurisdiccional”(Fundamentos del Derecho Procesal Civil, pag. 51, Ed. Depalma Bs.As.1988).-
Es también muy claro el PROFESOR Dr. ENRIQUE TARIGO, cuando expresa: “Se admite pacíficamente que la resolución dictada como culminación del proceso voluntario no pasa en autoridad de cosa juzgada ya que la cosa juzgada es un atributo exclusivo de las sentencias" (El proceso sucesorio, pag. 11, Centro de estudianates de Derecho, Mdeo.1967). -
Por tales motivos, por diversas vías, desde Buenos Aires, se solicitó a Instituciones y Personas de Uruguay, hacer un nuevo pedido, en forma conjunta, por representantes de las dos posiciones en juego.-
Y en esa oportunidad nos reunimos en el Escritorio del escritor Dr. Eduardo Payseé González, estando presentes: el Dr.Carlos Arezo, Presidente de la Fundación Carlos Gardel, el Esc. Freddy González Araújo, Presidente de la Fundación Julio Sosa, la poeta e investigadora argentina, Sra. Martina Iñiguez que fue quien trajo la solicitud, y el que esto escribe, Presidente de la Academia del Tango de la R.O.del Uruguay. Ninguno de los cuales puso reparos al estudio de ADN, y antes bien, se contestó afirmativamente el pedido, e incluso se nombró un abogado de Buenos Aires, el Dr. Radames Marini, para que pudiera hacerse cargo de la marcha del mismo en sede Judicial, notificarse, examinar el expediente, representarnos en audiencias....Que incluso llegó a tener un encuentro con el Dr. Carlos Perrotta. En síntesis, se otorgaría a dicho profesional la calidad de representarnos judicialmente, a todos los que nos hubiéramos adherido al pedido.
Pero este representante nuestro no tiene oportunidad alguna de actuar, mientras no exista un expediente abierto y pueda acceder al mismo.-
Está claro entonces, que ningún obstáculo hemos puesto al examen, y antes bien, estamos dispuestos a acompañar el pedido, que no puede ser exclusivamente nuestro. Y siempre a la espera de que se nos mande el proyecto de escrito a suscribir, que firmaremos, con las salvedades que puedan corresponder según su texto, pero nunca para oponernos. Pero sí solicitando garantías procesales para ambas partes.

Pero el escrito que estábamos dispuestos a firmar, nunca nos fue remitido por quienes lo habían propuesto. Y también se contestó que, en caso de presentación exclusiva de los partidarios de la tesis francesista, solicitábamos se nos informara Juzgado y Número de Expediente, para comparecer nosotros también, como tercero interesado, o como co-actor.-
Incluso establecimos contacto con el Profesor Guido Berro Rovira, quien actuaría como asesor de nuestra parte.-

Ahora y otra vez la iniciativa parte de Buenos Aires, se está hablando de otra idea: enviar una carta al Gobierno Uruguayo, para que políticamente impulse la idea, ya que se dice que jurídicamente es imposible.-
Por nuestra parte no consideramos imposible la posibilidad de insistir ante el Poder Judicial argentino, en un pedido conjunto. Serían otros los solicitantes, con nuevos fundamentos, y no se daría por resuelto el tema que fue lo que ocasionó la negativa anterior...
Una carta al Dr.Tabaré Vázquez, como lo sugieren, sería inoperante, porque el gobierno uruguayo, ya tomó posición, y lo hizo dos veces: primero, cuando sancionó la Ley Nro. 16.742 del 2 de mayo de 1996, que declaró el 24 de junio, como el “Día de Carlos Gardel”, disponiéndose asimismo que “los actos centrales conmemorativos, se realizarían en Tacuarembó”. - Y más adelante, cuando sanciono otra Ley la Nro. 17.536 del 13 de agosto del 2002, que declaró la misma fecha, como “Día del Cantor Nacional”. Pienso que la referencia a Tacuarembó no es una cosa fortuita.-
Incluso debe señalarse que al cumplirse 70 años de la desaparición del Mago, se emitió un sello postal, por el Correol Oficial Uruguayao, que se refiere a Gardel como el “Tacuaremboense inmortal”. -
Cabe también preguntamos: ¿Por qué a Tabaré Vázquez y no a Cristina Fernández? ¿Por qué al Gobierno uruguayo y no al Argentino? ¿No se advierte acaso, que un pronunciamiento administrativo puede terminar en un juicio ante el Tribunal Internacional de La Haya, que tiene otras cosas de qué preocuparse?
Creo que sería más efectiva la solicitud, al Gobierno Argentino, desde que dicha autoridad no ha tomado posición en el tema, hasta tal punto de que el Portal del Ministerio de Educación Argentino, dice que “hay dos teorías sobre el nacimiento” del Mago. -
Pensamos entonces que debe preferirse la vía judicial, que es la única que brinda garantías a ambas partes interesadas en conocer la verdad. -
Si en definitiva, se concretara el pedido conjunto, habría que resolver en forma previa, determinar con certeza si los restos que reposan en La Chacarita, son los de Gardel, cosa que no parece muy segura. Como lo relató un conferencista argentino de Santa Fe, el Dr. Juan Carlos Bieler, en una charla que tituló: “Simulación y silencio.Las pistas falsas”.-
Pero admitiendo provisoriamente que sí, que los que están en el Mausoleo son los restos del cantor, cabe preguntarse si esos restos calcinados, admiten el examen.- Lo que creemos posible, pues si se conservó, aunque chamuscado, el pasaporte donde declara ser uruguayo, nacido en Tacuarembó, hijo de Carlos y de María, con mayor razón tienen que haber quedado elementos suficientes que permitan el análisis, en especial dentadura, y seguramente muchas piezas óseas. Todo lo cual deberán resolverlo los técnicos.-
Tampoco es obstáculo el tiempo transcurrido. Porque por ejemplo los restos de los zares de Rusia fusilados en 1918, encontrados enterrados en tierra, fueron cotejados en 1994, con el estudio del Duque de Edimburgo, esposo de la Reina Isabel, emparentado con la familia imperial rusa. Y ni que hablar de la momia que vino de Francia, perteneciente al charrúa Vaimaca Pirú, que fue comparada con dos falanges suyas, que se conservaban en Paysandú, permitiendo concluír en la autenticidad de esos restos.-

Ahora bien, si fuere posible saber con certeza que esos restos son de Gardel, y de que lo que ha quedado permite el examen, estamos sí a favor de la prueba.- Pero esta debería estar rodeada de garantías suficientes, para quienes sostienen una teoría u otra.-
Esas garantías, para ambas partes, serian en primer lugar, en la elección y extracion de muestras a analizar, con los que debería hacerse la comparación con restos de la familia Escayola que se encuentran en el Cementerio de Tacuarembó, incluso familiares que aún viven, y además con los restos de doña Berta Gardes.- Y el examen debería realizarse a cargo de un grupo de especialistas, que representaran a las dos tesis en pugna, única forma en que podría lograrse el acatamiento de todos. O sea que tendría que ser una terna, integrada por un uruguayo, un argentino, (o francés) y un tercero que se supone imparcial que podrìa ser de algún país de los más adelantados en materia de ADN. -
Si se cumplen todas estas condicionantes, por nuestra parte aceptaríamos el resultado. Ya sea que se informara que nació en Uruguay, lo que no es negar la patria artística del ídolo que sin dudas es Argentina. Y si resultare que es hijo de Berta Gardes nacido en Francia, caería la nacionalidad uruguaya, y también la argentina, pues esta última se habría gestionado, en base maniobras dolosas, usando documentos falsos, por lo que la nacionalización argentina, sería un acto jurídico inexistente, o por lo menos afectado de nulidad absoluta. -


Dr. NELSON SICA DELL´ISOLA

miércoles, 9 de abril de 2008

Respuesta del Sr. Costa Colturi al "Centro de Estudios Gardelianos" de Buenos Aires


MONTEVIDEO - Semanario Búsqueda – Jueves 21 de Febrero de 2008

Cartas al director

Carlos Gardel

Señor Director:

Nuestra intención era finalizar la polémica que se mantiene sobre el origen de Carlos Gardel. Por dos motivos: uno, la saturación que el tema debe estar provocando en los lectores, y otro de importancia: valorar como corresponde la generosidad de esta página, que “búsqueda” ofrece a sus lectores.
Pero en el número de fecha 07.02.08, el Sr. Espina Rawson, en una nota nos invoca, y en consecuencia, si el Sr. Director nos permite, le contestaremos.

Muy brevemente el señor Espina nos solicita que presentemos y lo hagamos saber, la documentación que invocamos en nuestra entrega de fecha 27.12.07. En la misma dejábamos constancia que por respeto al espacio que nos otorga esta página, no los detallaríamos.
Sepa el señor Espina, que no somos estudiosos del tema, sí seguidores del mismo desde tiempo atrás, pero la voluminosa documentación que invocábamos no constituye un misterio y usted, sin ningún trabajo, la puede encontrar acudiendo, fundamentalmente, al libro del desaparecido Arq. Nelson Bayardo “Gardel a la luz de la historia”.
Pero entendemos y lo comprobamos que ustedes, los integrantes del “Centro de estudios Gardelianos de Buenos Aires”, sólo se afilian al “Gardel Francés”, ignorando los testimonios que existen de personajes de relieve, que no se pueden descalificar fácilmente. Evidentemente para ustedes los testimonios no existen.

Nada han contestado, concretamente, a las diversas entregas de corresponsales que han aportado datos y testimonios, como la señora Martina Iñiguez, en más de una oportunidad; o la nota del señor Mario Azzarini Scosería, de fecha 16.12.07, donde les hace 30 preguntas (¡¡¡ 30 preguntas!!!) sobre el tema, mereciendo de ustedes, hasta ahora, el más absoluto silencio…

Nosotros, en la nota del 27.12.07, les hacíamos tres preguntas. Solamente reiteramos la tercera, en donde precisábamos que el señor Esteban manifestó, en nota del 1.2.07 que Berta Gardes entre 1880 y 1893 no estuvo por estas latitudes. En la nota de referencia le informábamos al señor Esteban de su equivocación, puesto que la propia Berta Gardes, en reportaje aparecido en el diario “El Debate” de fecha 12.8.1935 manifiesta que en su juventud lo pasó parte, ora en Montevideo, ora en buenos Aires.

Este solo argumento es de una contundencia esclarecedora porque demuestra que Berta sí pudo haber sido la encargada de la crianza de Gardel. Ni el señor Esteban, ni el señor Espina, en la breve nota de contestación del 7.2.08 mencionan para nada ésto que aportamos de toda realidad, no inventado, y que al confirmarlo las declaraciones de la propia Berta Gardes, que estuvo en su juventud por estos lares, fractura la base de vuestra tesis del Gardel francés, que se elabora y se erige justamente en la negación de que la misma anduvo por el Río de la Plata en esa época…

Finalizamos manifestando que el “Centro de Estudios Gardelianos de Buenos Aires”, tiene el derecho de sostener la opinión que crea oportuna en cuanto al origen de Carlos Gardel, pero consideramos que al utilizar las páginas que “Búsqueda" dispone a sus lectores, tratando de polemizar sobre el tema pero en los hechos evadiendo todo análisis, evaluación y contestación de los distintos planteos de los corresponsales (puede que esa sea su manera de polemizar), realizados con altura, está en cierta forma como no teniendo en cuenta, la consideración que los lectores merecen.

Ricardo Costa Colturi

viernes, 8 de febrero de 2008

GARDEL FRANCÉS - ¿Lógica o capricho?

Semanario Búsqueda

Carta al Director, sección "Correo de lectores"
Tema: CARLOS GARDEL

Una argentina contesta al Sr. Carlos Teysera Rouco
Publicado el 24 de enero de 2008.

Sr. Director:

Anima esta carta la intriga del Sr. Carlos Teysera Rouco (Semanario Búsqueda, carta al director) por la razón que impulsa a los argentinos a creer en la teoría de un Carlos Gardel francés.
No soy antropóloga especialista en comportamientos de culturas específicas. Pero soy argentina y realmente me parece natural que para los argentinos; o por lo menos para algunos de ellos, - muchos seguramente no sepan que existen dos teorías sobre su nacimiento - Gardel sea francés o por lo menos su cuna haya sido Francia.

Para ello hay que adentrarse un poco en la idiosincrasia argentina, no soy antropóloga, lo repito, pero vivo en la argentina desde que nací y a pesar de que no alcanzo el medio siglo, tengo suficiente idea de cómo siente y piensa este pueblo nuestro, aunque mis compatriotas lo llamen “este país” (seguramente por una manera de no hacerse cargo de los propios defectos).

No me llama la atención por ejemplo, que consideren verdadero un documento como el tan famoso testamento ológrafo que a todas vistas es trucho, cuando es trucho el título universitario de muchos de nuestros dirigentes, la forma en que llegan a sus cargos.
Trucho es el título del médico que receta pastillas milagrosas, truchas son las pastillas así como muchos medicamentos, truchos son los CDs y los DVDs que consumimos, truchos son los teléfonos celulares, los decodificadores de señales de TV que se venden en la vía pública, trucha es la ropa, zapatillas de marca que compramos, etc. etc.

Estamos acostumbrados a que todo sea trucho, desde el valor de la casa que escrituramos, la licencia de conducir que sacamos, la coima que le pagamos al funcionario para que no nos aplique la ley, los reclamos que hacemos por las cosas que nos convenían en su momento, y podría seguir porque la lista es interminable. ¡Por qué no íbamos a creer en el testamento trucho de Gardel!

No me llama la atención que prefiramos a un Gardel francés antes que uruguayo, cuando el padre de la educación argentina llamaba civilización a lo extranjero y barbarie a lo local, cuando trajo para educar a los argentinos maestras de Boston USA que no hablaban el castellano, cuando sistemáticamente copiamos modelos europeos que no concuerdan ni con nuestro clima, ni con nuestra historia.

¡Por qué si lo que viene de afuera es mejor que lo local vamos a creer que Gardel es uruguayo!

Por otra parte la agresividad, el enojo y el insulto son moneda corriente entre nuestros compatriotas cuando se trata de defender cualquier causa, así como los piquetes, los cortes de ruta, las huelgas por tiempo indeterminado, tomando siempre por rehén a la gente inocente (usuarios de subte, aviones, trenes, colectivos, rutas, etc. sólo por citar algunos) ¡Cómo no vamos a defender con el peor de los malos modales la teoría del Gardel francés si todo lo defendemos con la misma pasión aunque no tengamos razón!

No me llama la atención que prefiramos a un Gardel francés cuando nuestra presidenta prefiere las carteras italianas a las argentinas, aún cuando tenemos una gran tradición en talabartería y centenaria industria del cuero.

No sé si estas razones alcanzan para explicar al Sr. Teysera Rouco cómo pensamos y sentimos los argentinos, quizá haya que agregar que un estudio serio no tiene ninguna validez frente a un genuino sentimiento argentino, que somos los dueños de la verdad, que Dios es argentino, la birome, la huella digital, los alfajores (palabra árabe por cierto) el colectivo y la mano de Dios fue una legítima avivada criolla y estamos en todo nuestro derecho de defenderla a muerte.

Estoy segura que los (cariñosamente) viejos carcamanes, como diría Isidoro Cañones estarán de acuerdo conmigo cuando afirmo, convencida, que Gardel es francés.

Margarita Monreal
Buenos Aires (Argentina)

viernes, 1 de febrero de 2008

El Gardel francés y los argentinos

Semanario Búsqueda

Carta al Director, sección "Correo de lectores"
Tema: CARLOS GARDEL

Escribe el Sr. Carlos Teysera Rouco
Publicado el 10 de enero de 2008.

Señor Director:

Me cansé. Discúlpeme que lo moleste señor Director, pero me agoté. La carta del señor Ricardo Costa Colturi, publicada en su semanario del día 27 de diciembre de 2007 con el encabezamiento “Carlos Gardel”, en respuesta a los corresponsales Sres. Esteban y Espina Rawson, integrantes del “Centro de Estudios Gardelianos” de Buenos Aires, colmó mi paciencia. No porque el Sr. Costa Colturi no tenga razón sino porque el tema me ha superado.

¿Qué tema? Aquel que desgrana si Gardel es uruguayo o francés obviando aspectos de la discusión que a esta altura me resultan deslumbrantes.
Libros elaborados seriamente, investigaciones periodísticas, testimonios, razonamientos de índole diversa, documentos oficiales y entrevistas al propio Gardel, no han servido de nada. La respuesta Argentina a esos desmanes ha sido, mayoritariamente, el enojo y la agresividad.
A esta altura de las disquisiciones entiendo que, sin que haya perdido importancia dónde nació, lo que ha pasado a tener más relevancia, es saber cuál es la razón por la que los argentinos que se han interesado en el punto, prefieren sustentar la nacionalidad francesa y no la uruguaya.

Resulta incomprensible que un emblema tanguero como Gardel, se le regale a Francia cuando sería lógico, entendible e incontestable para el mundo entero que, si a todas luces no es argentino, se acepte su nacimiento en Uruguay, cuna compartida del tango, y por lo tanto, frente a algunas pruebas – sólo algunas de las tantas esgrimidas – deberían los argentinos, presurosamente, tomarlas como ciertas, de forma de cobijar el recuerdo de Gardel y su obra en el ámbito natural que dio origen al tango.

Soy consciente de que no he sido el único al que le ha nacido esta inquietud, pero, en el material a mi alcance, no he encontrado trabajos que lo tomen como punto central de un análisis. Se consigna el hecho como una curiosidad, pero no se intenta explicar extensamente por qué ocurre.

Así, por ejemplo, Ricardo Ostuni, siendo vicepresidente de la Academia del Tango de Buenos Aires, se pregunta en su libro “Repatriación de Gardel”: “¿Por qué regalar a Francia un ídolo netamente rioplatense?” Se lo pregunta pero no aventura respuestas.

Y precisamente nunca, como con el ejemplo de Gardel, se justifica usar el término “Rioplatense”, tantas veces usado por los argentinos para absorber alguna gota de talento uruguayo triunfador en la Argentina. Y, sin olvidar que tanto los genes como las influencias geopolíticas condicionan el comportamiento y la personalidad de los seres humanos (y sus triunfos y fracasos) con prescindencia del medio ambiente en el que desarrollen su actividad, resulta claro que son muchísimos los ejemplos, en muchas ramas, de uruguayos que han sobresalido en Argentina y aportado a su cultura y civilización (y viceversa, felizmente para nosotros) sin estridencias ni reacciones extemporáneas, abrigados cómodamente bajo el término “rioplatense”.

Entonces, ¿por qué esta excepción con Gardel? No me lo explico.

Y por ello pregunto si habrá algún especialista en el comportamiento humano que me explique la causa de la agresividad y pérdida de paciencia que signan los afanes argentinos para defender la tesis del Gardel Francés y rebatir sistemáticamente, cada argumento y documento que alegue su nacimiento uruguayo.

¿Qué Uruguay no sea la cuna adecuada para un artista como Gardel? ¿Qué pueda suponer una especie de deshonor para un bardo de su nivel comparado con la vestidura intelectual que supondría ser francés? No. No es de recibo, dado los blasones que adornaron y adornan, claramente, el intelecto uruguayo en el campo de actividad que se quiera elegir. Y en el tema que nos ocupa ¿Acaso no son uruguayos el tango, la milonga, y el vals más conocidos en el mundo entero a saber, “La comparsita”, “La puñalada” y “Desde el alma”?.

Por lo tanto ¿no es más práctico, conveniente y lógico hacerle caso a Carlos Gardel cuando dijo, repetidas veces que era uruguayo, aceptar que los documentos oficiales que consignan su orientalidad son verídicos, y no complicarse la vida en una discusión que el resto del mundo mira con asombro (incluyendo los franceses, que no se explican cómo sacaron la lotería si nunca jugaron) por no decir con sorna?

¿No sería tonto, por ausente de todo interés económico, donarle a Francia una de las voces declaradas de patrimonio del mundo por la UNESCO y que se luce de la mano de María Callas, Carusso, etc.? Acepto aplicar el término “rioplatense” por variadas y contundentes razones que el mismo Gardel manejaba, y propongo que los argentinos y uruguayos congeniemos con Aldo Mazzuchelli cuando, al comentar el libro de Ostuni mencionado, con toda lucidez expresaba:

“Importa el origen de Gardel porque la imagen de Gardel, su valor comunicacional y su significado cultural – en el que se incluye, por cierto, su origen – es más que su valor estrictamente artístico. Valorar a Gardel y sentirlo propio (subrayado mío) implica valorar y sentir propia también una mezcla de valores simbólicos que el icono Gardel reúne. “Reconocer que es uruguayo lleva fácilmente de la mano a propagar que es “rioplatense”, ya que, después de todo, como finaliza Mazzuccheli, el tango es cuestión de orillas, y todo río tiene dos.

En fin. ¿Podría algún estudioso del pensamiento de los pueblos molestarse en explicar estas interrogantes y ayudarme, como admirador de tanta gloria argentina y reconocedor de la probada generosidad para los compatriotas que eligieron la opción argentina, a disipar mis confusiones? ¡Y por favor, me explique por qué la tesis uruguaya les frunce el seño a los argentinos y no a los franceses!

miércoles, 23 de enero de 2008

Carlos Gardel - BÚSQUEDA jueves 27 de diciembre de 2007 - Escribe Ricardo Costa Colturi

Señor director:

Contando con la hospitalidad de esta página, pretendemos aportar algunos datos sobre el origen de Carlos Gardel, que evidencian su nacimiento en Uruguay, Tacuarembó.

Respetamos la posición de los señores Juan Carlos Esteban y Enrique Espina Rawson, integrantes del “Centro de Estudios Gardelianos”, de Buenos Aires, corresponsales de esta página, en la emisión de todas sus opiniones y manifestaciones sobre el tema.

En nuestra posición de liberales, está en nuestras facultades no coartar de ninguna manera la libre expresión de nadie. Pero no compartimos ni aceptamos lo que el señor Espina Rawson manifiesta en esta página el 15.11.07.

Expresa:

“…Es decir, no somos como los ‘espontáneos’ que se arrojan al ruedo, por eso no nos prestaremos a discusiones callejeras con cualquiera que se presente…” (subrayado nuestro).

Entendemos que dicha declaración conlleva visos de innegable soberbia y ciertamente, antidemocrática. Y bueno, como “espontáneos” que somos, y siempre que el señor director nos lo permita, vamos a “entrar al ruedo”, si, mal que le guste al señor. Espina.

Una sugerencia a los detractores de Carlos Gardel oriental, explicarles que la historia, la que sea, se nutre, se estudia y se escribe en base a documentos y testimonios… los testimonios sobre distintos aspectos de la vida de Gardel, emitidos por personalidades de indudable prestigio en el entorno del Río de La Plata y de otras latitudes, en su ensamble van determinando la orientalidad de Gardel…

Sin duda, para los detractores de Carlos Gardel oriental, todos los testimonios no existen y las personalidades que los emitieron son arbitrariamente descalificadas… (obran en nuestro poder los términos de dichos testimonios, así como el nombre de las personas que los emitieron, y que por respeto al espacio de “Búsqueda” no los detallamos.)

En adelante desde nuestra identidad de “espontáneos, propensos a discusiones callejeras. etc. etc.,” incursionaremos en el desarrollo de algunos apartados, con aportes sobre el tema:

Ítem 1: Aunque no es nuevo, ya que es reconocido por todos los estudiosos pero ignorado por los opositores que aportan silencio y no explicación, si Charles Romuald Gardes, nacido en Francia 1890, según documentación, fuera Carlos Gardel, ¿Cómo explicar que en sus documentos se da nacido en 1887…? Alegremente se echaba sobre sus hombros tres años más… (¿?)

Ítem 2: en varias entrevistas efectuadas a Isabel Martínez Del Valle, la novia de Carlos Gardel, ella asegura que cuando se conocieron ella tenía 14 años y él 34. En todas las entrevistas aseguró que Gardel le llevaba 20 años. Veamos, Isabel Martínez nació el 16.3.907, Gardel tendría a esa fecha 20 años menos, habiendo nacido como máximo en 1887… (en realidad los historiadores y estudiosos dan su nacimiento en 1883, como que se sacaba 4 años de encima, cosa que en gente del espectáculo fue normal ayer y es normal hoy… (se nos hace que los citados detractores no se llevan bien con las matemáticas…). Para una mejor apreciación dejamos establecido que las varias entrevistas, que mencionamos, a Isabel Martínez Del Valle, fueron efectuadas por:

Ramón Mérica, el 1.2.981, en el diario “El Día”
Osvaldo Ardizzonne, el 15.7.984, en “Tiempo Argentino”
Doctor Pedro Malavet Vega, de Puerto Rico
Arquitecto Nelson Bayardo, el 4.2..984 (aparece íntegra en el libro “Carlos Gardel, a la luz de la historia”, del mismo Nelson Bayardo)

Ítem 3: Aporte esclarecedor. En “Búsqueda” del 1.2.07, pág 48. el señor Juan Carlos Esteban expresa: “… Desde Francia, los municipios de Burdeos y Toulouse ratificaron que no emitieron ningún pasaporte a favor de Berta Gardes desde 1880 hasta 1893, de modo que su permanencia en Tacuarembó no tiene sustento valedero…” (textual)

Vemos: luego de la muerte de Gardel, en reportaje que se le hiciera en el diario “El Debate” el 12.8.935 a Berta Gardes, dice: “…Reconoció entonces haber pasado parte de su juventud, ora en buenos Aires, ora en Montevideo…” (subrayado nuestro). Esta declaración de la propia Berta Gardes, echa por tierra lo manifestado por el señor Esteban. No decimos que mienta, no, pero si que está evidentemente desinformado. Manifiestamente le sugerimos que ética mediante, se rectifique ante los lectores.

Más “testimonios” abonan la tesis de Carlos Gardel Oriental, pero el respeto al valioso espacio que nos brinda este semanario, quedan sin abordar.

Ricardo Costa Colturi
C.I.612.380-2

viernes, 18 de enero de 2008

Ana María Balparda escribe al Semanario Búsqueda

Tema : CARLOS GARDEL

22 de Noviembre de 2007

Señor Director:

Hace ya tiempo que hubiera querido deslizar una idea mía a los eruditos en la genealogía, historia, leyendas y en última instancia, vida pública y oculta, del querido personaje que es para los rioplatenses Carlos Gardel.
No lo hice porque no soy especialista en su transcurso vital, no he estudiado sus orígenes, ni sus declaraciones, ni sus documentos o testamentos.
Simplemente lo oigo desde antes de tener conciencia, era el fondo constante en casa de mis abuelos y bisabuelos cuando viví en ellas y en la mía luego. Personaje entrañable, artista admirado a quien creí tan uruguayo como la Conaprole y la Onda.

Al crecer me enteré de que ese icono siempre presente en lo cotidiano, era considerado como uruguayo por algunos y como francés por otros.
Reitero que no puedo opinar examinando documentos o testimonios, como tantos soy sólo una oyente y admiradora.
Pero algo puedo aportar ¿Sería uruguayo? No lo sé.
Igualmente su triunfo y la base de su carrera, el éxito total lo logró en Argentina, como tantos uruguayos.

Entiendo que los de allende del plata lo reclamen como propio, allí triunfó y fue ídolo como lo fue en esta mucho más pequeña y modesta plaza de Montevideo.
Pero sugiero a los que aseguran que es francés, que escuchen las dos grabaciones que hizo en idioma francés.
Después de oírlas, llegarán a la conclusión de que Gardel era turco, neoyorquino, afgano, alemán, checoslovaco o cubano.
Solamente una cosa no podía ser: nacido en un país francófono o criado por una madre que le hablara en francés.

Porque ese ser de oído privilegiado, de gusto exquisito, que nos hizo escuchar lo que quiso en español y dio belleza a cualquier letra (buena, excelente, mediocre o cursi) que tenía una afinación perfecta y un gusto incomparable… es realmente horroroso cantando en francés.
Si hubiera vivido en Francia, como quieren los argentinos, si hubiera tenido una “madre” francesa como opinan los hinchas de Toulouse, pronunciaría bien las canciones en francés. Las pruebas están, no en la maleta sino en las grabaciones, que por cierto casi nunca se oyen. Repito, no sé dónde nació, sé que triunfó en la Argentina y que nosotros tuvimos la gran suerte de compartirlo y admirarlo.

Y también sé, por razonamiento, que no es francés, que no escuchó hablar francés jamás en su vida y menos de niño, cuando las cosas se fijan.
Escuchen los especialistas esas lamentables grabaciones galas y después, si pueden, sostengan que nació en Toulouse.
Y por cierto que no digo que naciera en Tacuarembó. No me consta, pero si me consta su desconocimiento total del idioma francés, al que asesina sin piedad.