miércoles, 23 de enero de 2008

Carlos Gardel - BÚSQUEDA jueves 27 de diciembre de 2007 - Escribe Ricardo Costa Colturi

Señor director:

Contando con la hospitalidad de esta página, pretendemos aportar algunos datos sobre el origen de Carlos Gardel, que evidencian su nacimiento en Uruguay, Tacuarembó.

Respetamos la posición de los señores Juan Carlos Esteban y Enrique Espina Rawson, integrantes del “Centro de Estudios Gardelianos”, de Buenos Aires, corresponsales de esta página, en la emisión de todas sus opiniones y manifestaciones sobre el tema.

En nuestra posición de liberales, está en nuestras facultades no coartar de ninguna manera la libre expresión de nadie. Pero no compartimos ni aceptamos lo que el señor Espina Rawson manifiesta en esta página el 15.11.07.

Expresa:

“…Es decir, no somos como los ‘espontáneos’ que se arrojan al ruedo, por eso no nos prestaremos a discusiones callejeras con cualquiera que se presente…” (subrayado nuestro).

Entendemos que dicha declaración conlleva visos de innegable soberbia y ciertamente, antidemocrática. Y bueno, como “espontáneos” que somos, y siempre que el señor director nos lo permita, vamos a “entrar al ruedo”, si, mal que le guste al señor. Espina.

Una sugerencia a los detractores de Carlos Gardel oriental, explicarles que la historia, la que sea, se nutre, se estudia y se escribe en base a documentos y testimonios… los testimonios sobre distintos aspectos de la vida de Gardel, emitidos por personalidades de indudable prestigio en el entorno del Río de La Plata y de otras latitudes, en su ensamble van determinando la orientalidad de Gardel…

Sin duda, para los detractores de Carlos Gardel oriental, todos los testimonios no existen y las personalidades que los emitieron son arbitrariamente descalificadas… (obran en nuestro poder los términos de dichos testimonios, así como el nombre de las personas que los emitieron, y que por respeto al espacio de “Búsqueda” no los detallamos.)

En adelante desde nuestra identidad de “espontáneos, propensos a discusiones callejeras. etc. etc.,” incursionaremos en el desarrollo de algunos apartados, con aportes sobre el tema:

Ítem 1: Aunque no es nuevo, ya que es reconocido por todos los estudiosos pero ignorado por los opositores que aportan silencio y no explicación, si Charles Romuald Gardes, nacido en Francia 1890, según documentación, fuera Carlos Gardel, ¿Cómo explicar que en sus documentos se da nacido en 1887…? Alegremente se echaba sobre sus hombros tres años más… (¿?)

Ítem 2: en varias entrevistas efectuadas a Isabel Martínez Del Valle, la novia de Carlos Gardel, ella asegura que cuando se conocieron ella tenía 14 años y él 34. En todas las entrevistas aseguró que Gardel le llevaba 20 años. Veamos, Isabel Martínez nació el 16.3.907, Gardel tendría a esa fecha 20 años menos, habiendo nacido como máximo en 1887… (en realidad los historiadores y estudiosos dan su nacimiento en 1883, como que se sacaba 4 años de encima, cosa que en gente del espectáculo fue normal ayer y es normal hoy… (se nos hace que los citados detractores no se llevan bien con las matemáticas…). Para una mejor apreciación dejamos establecido que las varias entrevistas, que mencionamos, a Isabel Martínez Del Valle, fueron efectuadas por:

Ramón Mérica, el 1.2.981, en el diario “El Día”
Osvaldo Ardizzonne, el 15.7.984, en “Tiempo Argentino”
Doctor Pedro Malavet Vega, de Puerto Rico
Arquitecto Nelson Bayardo, el 4.2..984 (aparece íntegra en el libro “Carlos Gardel, a la luz de la historia”, del mismo Nelson Bayardo)

Ítem 3: Aporte esclarecedor. En “Búsqueda” del 1.2.07, pág 48. el señor Juan Carlos Esteban expresa: “… Desde Francia, los municipios de Burdeos y Toulouse ratificaron que no emitieron ningún pasaporte a favor de Berta Gardes desde 1880 hasta 1893, de modo que su permanencia en Tacuarembó no tiene sustento valedero…” (textual)

Vemos: luego de la muerte de Gardel, en reportaje que se le hiciera en el diario “El Debate” el 12.8.935 a Berta Gardes, dice: “…Reconoció entonces haber pasado parte de su juventud, ora en buenos Aires, ora en Montevideo…” (subrayado nuestro). Esta declaración de la propia Berta Gardes, echa por tierra lo manifestado por el señor Esteban. No decimos que mienta, no, pero si que está evidentemente desinformado. Manifiestamente le sugerimos que ética mediante, se rectifique ante los lectores.

Más “testimonios” abonan la tesis de Carlos Gardel Oriental, pero el respeto al valioso espacio que nos brinda este semanario, quedan sin abordar.

Ricardo Costa Colturi
C.I.612.380-2

viernes, 18 de enero de 2008

Ana María Balparda escribe al Semanario Búsqueda

Tema : CARLOS GARDEL

22 de Noviembre de 2007

Señor Director:

Hace ya tiempo que hubiera querido deslizar una idea mía a los eruditos en la genealogía, historia, leyendas y en última instancia, vida pública y oculta, del querido personaje que es para los rioplatenses Carlos Gardel.
No lo hice porque no soy especialista en su transcurso vital, no he estudiado sus orígenes, ni sus declaraciones, ni sus documentos o testamentos.
Simplemente lo oigo desde antes de tener conciencia, era el fondo constante en casa de mis abuelos y bisabuelos cuando viví en ellas y en la mía luego. Personaje entrañable, artista admirado a quien creí tan uruguayo como la Conaprole y la Onda.

Al crecer me enteré de que ese icono siempre presente en lo cotidiano, era considerado como uruguayo por algunos y como francés por otros.
Reitero que no puedo opinar examinando documentos o testimonios, como tantos soy sólo una oyente y admiradora.
Pero algo puedo aportar ¿Sería uruguayo? No lo sé.
Igualmente su triunfo y la base de su carrera, el éxito total lo logró en Argentina, como tantos uruguayos.

Entiendo que los de allende del plata lo reclamen como propio, allí triunfó y fue ídolo como lo fue en esta mucho más pequeña y modesta plaza de Montevideo.
Pero sugiero a los que aseguran que es francés, que escuchen las dos grabaciones que hizo en idioma francés.
Después de oírlas, llegarán a la conclusión de que Gardel era turco, neoyorquino, afgano, alemán, checoslovaco o cubano.
Solamente una cosa no podía ser: nacido en un país francófono o criado por una madre que le hablara en francés.

Porque ese ser de oído privilegiado, de gusto exquisito, que nos hizo escuchar lo que quiso en español y dio belleza a cualquier letra (buena, excelente, mediocre o cursi) que tenía una afinación perfecta y un gusto incomparable… es realmente horroroso cantando en francés.
Si hubiera vivido en Francia, como quieren los argentinos, si hubiera tenido una “madre” francesa como opinan los hinchas de Toulouse, pronunciaría bien las canciones en francés. Las pruebas están, no en la maleta sino en las grabaciones, que por cierto casi nunca se oyen. Repito, no sé dónde nació, sé que triunfó en la Argentina y que nosotros tuvimos la gran suerte de compartirlo y admirarlo.

Y también sé, por razonamiento, que no es francés, que no escuchó hablar francés jamás en su vida y menos de niño, cuando las cosas se fijan.
Escuchen los especialistas esas lamentables grabaciones galas y después, si pueden, sostengan que nació en Toulouse.
Y por cierto que no digo que naciera en Tacuarembó. No me consta, pero si me consta su desconocimiento total del idioma francés, al que asesina sin piedad.